AuthorMaría San Millán Lomas

HomeArticles Posted by María San Millán Lomas

DECIMOTERCERO Y DECIMOCUARTO DÍA DE EXCAVACIÓN

Ritmo frenético, filmación de documentales, visita en las alturas y preparación para el regreso

Los dos últimos días de excavación han sido plenos de esfuerzo, actividad y emociones por el reencuentro de muchos amigos y a la vez colaboradores en nuestro proyecto de investigación. En primer lugar llegaron para participar en la filmación del documental sobre Neolítico y agricultura Leonor Peña-Chocarro y Elena López-Romero. Leo es mi amiga del alma y colaborada principal de este proyecto, gracias a ella ha sido posible alcanzar algunas de las metas a las que han llegado las investigaciones de Trocs. Espero que nuestra amistad y nuestra compenetración (algunos dirían locura) nos permitan seguir unidos mucho tiempo.

Elenita es mi debilidad. Creo que es la única persona que participa muy activamente en la investigación sobre Trocs que no conocía el yacimiento y tenía especial interés porque estuviera disfrutando de los trabajos en la cueva. Las circunstancia no han permitido que contáramos con su presencia y ayuda mucho tiempo, pero al fin conoce la cueva y puede situar en su universo mental todos los huesos y semillas que pasan por sus manos…es un auténtico placer compartir, aunque sólo sea unos minutos, su tiempo porque su cara refleja el sosiego del que a veces adolecemos. Gracias por venir Elenita.

También nos alegró con su visita Eneko Iriarte y su preciosa, preciosa familia. Eneko lleva varios años trabajando con nosotros (y con medio mundo) y sus reflexiones y discusiones sobre la estratigrafía, los procesos geológicos de la cueva y su saber estar llenan los momentos que compartimos con él. Fue, junto con Leonor la estrella invitada para el documental del Neolítico al ilustrarnos sobre los cambios climáticos del Holoceno.

También fue un día de despedidas, pues nos dejaron Jesús Garzón, Marity y Eva después de disfrutar de unos intensos días con todo el equipo de excavación. Nunca agradeceremos lo suficiente a ellos en persona y a la Asociación Trashumancia y Naturaleza, que con su ayuda financiera hayamos podido realizar esta increíble y exitosa campaña de excavación.

Nos dejaron también Alizé Hoffman (nuestra parasitóloga) que tiene unas manos de oro para la excavación, un saber estar y una capacidad de adaptación a nuestro equipo verdaderamente increíbles y el Prof. Kurt W. Alt que emprendió camino hacia Alemania con una enorme ilusión de poder volver a Trocs e iniciar otros proyectos en la nueva cueva hallada. Le agradecemos muy sinceramente también la ayuda financiera que gracias a él nos ha otorgado la Danube Private University. Espero que nuestro futuro investigador siga ligado por muchos años más.

Fue también el día en que el equipo de Televisión Española dirigido por Adrián Paredes Galiana culminó su labor de filmación de todos los recursos y escenas para los documentales. A partir de ahora deberá comenzar a montar….tarea que, supongo, no será fácil. Le agradezco también el entusiasmo y la profesionalidad que Adrián pone siempre en su trabajo.

Al margen de las despedidas, la actividad en la cueva siguió su ritmo y especialmente en el campamento base donde se avanzó muchísimo en las tareas del registro de materiales y flotación del sedimento hasta el punto de que todo el material recuperado en este año quedó completamente lavado y siglado. Muy, muy buen trabajo de todo el equipo en este cometido.

Al final de la jornada, justo cuando llegamos al Camping de Laspaules, el Land Rover dijo que no quería ser conducido más tiempo. El cable del embrague se había roto (supongo) y hubo de venir una grúa para remolcarlo a algún taller. Imaginaros el lío que tuvimos al día siguiente para poder conseguir otro vehículo ya que debíamos volver en breve a nuestro punto de destino…al final, todo se arregla.

Y empezó la decimocuarta jornada de excavación como había finalizado la anterior; con idas y venidas de vehículos. Nacho tuvo que ir a Zaragoza a por otro todoterreno, mientras el resto del equipo se dedicaba, en un ritmo frenético, a desmontar el campamento.

Pero hubo también trabajo de registro general en la cueva, limpieza y fotografía de todos los niveles. La realidad es que nos quedan abiertos unos cuadros sumamente interesantes para cuando volvamos a disponer de financiación suficiente para poder abordar otra campaña de excavación. Al final de la tarde, dirigidos por el buen hacer de Héctor con la colaboración siempre eficaz y desprendida de Pilli, se entibaron todos los perfiles para que su conservación sea la óptima cuando podamos volver a investigar en la cueva.

Todo el equipo trabajó como un solo hombre o una sola mujer. A veces soy injusto nombrando a algunos miembros del mismo, pero hoy me siento orgulloso de todos y cada uno de los componentes del equipo de excavación de este año en Trocs. A lo largo del mes de Agosto, tendré ocasión de escribir alguna entrada compartiendo mis reflexiones sobre esta enorme familia que forma mi equipo y de las actitudes tan positivas que han tenido mis alumnos de la asignatura de Prácticas.

Hoy, por fin, ha sido un día muy especial para María y para mí (aunque todo el equipo de Medelca comparte nuestro sentimiento) porque hemos ido a visitar a nuestro amigo muy especial, el pastor con quien compartimos experiencias tan enriquecedoras durante la trashumancia, Ramón Costa. Y si, fue un auténtico encuentro en las alturas, pues Ramón estaba con su rebaño en un vallejo muy elevado por encima de la Cabaña del Valle de Literola. Nos costó mucho encontrarlo porque las ovejas estaban aprovechando el pasto de una hondonada y, a pesar de que ya contaba con todo el rebaño (2300 ovejas), se ocultaban a la vista y eran imperceptibles sus cencerros y esquilas al oído. Fue casi una casualidad divisar tras unos peñascos el movimiento de una oveja para que se iniciara en nosotros, que habíamos llegado a la cabaña de Literola, una euforia especial que nos jugó una mala pasada ya que nos  impulsó a subir, casi en vertical más de 300 metros de desnivel. Pero la recompensa fue más que suficiente; poder compartir la comida con la persona a la que hemos admirado y que tantas cosas sencillas nos ha enseñado. Ciertamente, sentimos una emoción especial al abrazarnos de nuevo a Ramón, la misma emoción que siento ahora al recordar el momento.

Antes de  regresar al campamento y a la cueva aprovechamos para recoger las últimas muestras (coprolitos, pastos, tierra y agua) para el estudio isotópico que estamos realizando sobre el rebaño.

Por fin y gracias a un esfuerzo extra que todo el equipo realizó de buen grado, recogimos completamente toda la infraestructura de la excavación y bastante tarde (21,45 horas) regresamos al camping con todo listo para el viaje de regreso del sábado.

Durante el mes de agosto nos daremos un tiempo de descanso aunque intentaré colgar algunas reflexiones que yo mismo y parte del equipo iremos escribiendo sobre nuestra experiencia.

NOVENO Y DÉCIMO DÍA DE EXCAVACIÓN

Confirmamos resultados, cansancio y visitas.

Os preguntaréis el por qué de nuestra acumulación de dos entradas en un día. Bueno, la respuesta es sencilla: el cansancio se acumula y resulta imposible escribir una línea después de una jornada plena de emociones y esfuerzo. Eso es, precisamente, lo que pasó ayer…

Muy pronto de mañana, continuamos intentando verificar la existencia de un osario en el fondo del “camarín” norte de la cueva. Tal circunstancia parece confirmarse por el momento, puesto que hemos seguido descubriendo restos óseos humanos que según nuestro antropólogo particular, el Dr. Kurt W. Alt, llegan a pertenecer a cuatro individuos de diferentes edades: un infantil, dos adolescentes y un adulto. Además de mandíbulas incompletas, recuperamos fémures, tibias, húmeros, numerosos dientes, costillas y falanges. Todo parece indicar que nos encontramos ante el inicio de una frecuentación de la cueva de índole funeraria.

Igualmente y a falta de otros argumentos (dataciones de Carbono 14 que intentaremos obtener en breve) se confirma la adscripción calcolítica de este sector, por el hallazgo de una preciosa punta de sílex de retoque plano bifacial (foliáceo), aunque de forma y tipología poco común.

Podéis ver en las imágenes los restos humanos que van saliendo, así como contemplar la belleza de la punta foliácea, y un time-lapse del proceso de excavación de los mismos.

En el otro sector de la cueva, el “fumier”, hemos documentado todo el nivel de cerámicas con 300 fotografías que han servido para realizar la planta en 3D con fotogrametría que resulta espectacular. Sin embargo, no se ha podido completar la operación porque los ordenadores portátiles de los que disponemos no han podido procesar el último paso. Os mostramos un time-lapse curioso, del proceso de levantamiento de dicho nivel. El conjunto cerámico es increíblemente variado en técnicas decorativas y formas cerámicas. Algunos de ellos, como os comentaré otro día, son exclusivos de nuestra cueva.

También hemos hallado otro hacha pulimentada, con lo que ya van tres en este sector, algo poco habitual, de forma general, en la cueva.

Al ser domingo y pese a que, como sabéis, el próximo miércoles día 27 tenemos jornada de puertas abiertas, recibimos bastantes visitas que atendimos como se merecían, llevándose una magnífica impresión del trabajo que realiza todo el equipo.

El día 25, décima jornada de excavación, ha estado presidida por la visita de la familia de Héctor: sus padres, hermano y su hija pequeña Erika. La familia de Héctor es nuestra familia ya, pues cada año nos obsequian no sólo con su presencia (que ya sería suficiente), sino también con un cargamento de empanada, palmeras de diversos sabores y melocotones de Alcañiz, que todo el equipo recibe con vítores y degusta en silencio.

Hoy también ha habido una especial actividad en el campamento base porque ha llegado a la cueva todo el contingente de cerámicas que cubría el “fumier” y que se correspondía con la UE 162. Os mostramos algunas fotografías de las cerámicas en proceso de lavado y registro en las que se pueden observar preciosas decoraciones impresas con distintos instrumentos: punzón, doble punzón, peine… formando motivos a base de líneas de los que cuelgan semicírculos, sucesión de triglifos y metopas o motivos soliformes, entre otros más simples pero no por ello menos interesantes.

Se ha avanzado mucho también en el proceso de flotación del sedimento. Las altas temperaturas han acelerado el secado de la tierra y ya tenemos buenos rendimientos en cada unidad de flotación. A este ritmo podremos terminar toda la labor aunque debemos volver a solicitar ayuda a nuestros amigos los bomberos de la comarca, pues el gasto de agua es enorme.

Con la finalidad de que todos los visitantes que participen en la jornada de puertas abiertas del miércoles puedan observar los materiales más espectaculares descubiertos hasta ahora, hemos estado preparando una bandeja expositora que facilite su disfrute y nuestra explicación.

 

OCTAVO DÍA DE EXCAVACIÓN

Se confirman las sospechas

El interés y la novedad al comenzar este día de excavación se centraban en comprobar el alcance de los hallazgos en el “camarín” de la cueva. Para ello hemos procedido de forma contundente (Cincel y maza) a retirar unos sedimentos brechificados por las filtraciones de carbonato cálcico que nos impedían proseguir las tareas de exhumación de los restos que se observaban al fondo de  una “gatera” cada vez más profunda. Mientras abordábamos este cometido, Xabi, en el cuadro contiguo halló un magnífico raspador en el extremo de una lámina de unos 6 centímetros con uno de los bordes completamente retocado y con evidentes huellas de uso. Posteriormente entre el material recuperado para lavar en el campamento, Nacho halló otra lámina de sílex similar aunque en este caso fragmentada. Lógicamente estos hallazgos animaron la mañana a la vez que nos confirman la cronología de finales del Neolítico/inicios del Calcolítico para los sedimentos que estamos excavando en este sector de la cueva. Además, la retirada de toda la costra calcárea que nos impedía acceder a las zonas más profundas del “camarín” posibilitó el hallazgo de nuevos restos humanos infantiles in situ como un fémur completo, una clavícula, una  escápula etc. Todo ello nos inclina a pensar, con más fuerza si cabe, que estamos ante el inicio de una posible fosa funeraria… En los próximos días saldremos de dudas.

En el otro sector de la cueva la excavación sigue de forma parsimoniosa por la dificultad de interpretación de las Unidades estratigráficas y por la enorme cantidad de restos arqueológicos. Hoy, además de la enorme cantidad de cerámica que sigue saliendo, hemos levantado un fragmento de lo que debía ser una gran hacha pulimentada y un bonito punzón biapuntado. Al final del día todo el sector ha quedado prácticamente listo para que mañana, nada más llegar Héctor disparé cientos de veces su cámara para poder generar posteriormente una imagen tridimensional de toda la planta. Debo reconocer que Pilli y Alizé están haciendo un magnífico trabajo ya que deben adoptar en muchas ocasiones posturas imposibles para no alterar las partes ya excavadas…un trabajo ímprobo, desde luego.

El ritmo en el campamento es también frenético hasta el punto de que se lleva casi todo el trabajo al día si exceptuamos la flotación del sedimento…aunque por razones ajenas a nuestra voluntad. La tierra baja  de la cueva  muy húmeda y es inútil flotar pues la materia orgánica se queda en al fondo y no conseguimos los objetivos que esta actividad pretende. Debemos dejar al aire libre el contenido de los sacos para que se oree bien y después proceder a su flotación, pero…las últimas lluvias nos han hecho volver al punto de partida en varias ocasiones.

Hoy hemos recibido la visita de nuestra “camarera favorita”. Georgina, que siempre ha mostrado interés por nuestra actividad nos ha dado la sorpresa de presentarse en el campamento justo cuando acabábamos de comer. Hemos subido a esa hora a la cueva, “el momento más duro del día” y hemos compartido con ella nuestra actividad y nuestras investigaciones por un rato hasta que ha tenido que irse a cumplir con sus obligaciones laborales…Gracias Georgina por tu visita.

Hoy también, hemos subido al Facebook, el cartel que anuncia nuestra jornada de puertas abiertas que tendrá lugar  el próximo día 27. Os esperamos a todos en la fuente de La Muria a las 10,30 horas.

Buena parte de la tarde nos la hemos pasado Kurt, Rafa y yo revisando y discutiendo el contenido de un artículo científico sobre ADN que se publicará recientemente en una revista internacional de alto impacto, en el que participa todo nuestro equipo y en el que, junto a otros muchos datos de la Península Ibérica, se incluyen todos los análisis de nuestra cueva, Els Trocs.

SÉPTIMO DÍA DE EXCAVACIÓN

Todo empezó bien y un día de sobresaltos agradables.

Kurt, Héctor y yo, a la vez que el resto del grupo se dirigía al  trabajo diario en Trocs, nos dirigimos a inspeccionar otra cueva muy cerca de Laspaules. Se trata de una cueva mucho más grande y de acceso más sencillo que contiene un potente sedimento y abundantes materiales arqueológicos. En principio hemos podido identificar un nutrido conjunto de cerámicas de la Edad del Bronce junto a abundante fauna de ovicápridos y algún colmillo de jabalí. Héctor y yo ya conocíamos la cueva por lo que nos reiteramos en nuestra primera sensación de un posible yacimiento de futuro con muchas probabilidades de hallar una estratigrafía que nos lleve, por lo menos, al neolítico. Kurt, sin embargo quedó maravillado tanto de la cueva como del paisaje del entorno y pronto comenzó a pensar en posibles futuros proyectos de colaboración hispano-alemán para su estudio….el futuro y la financiación nos dirá si ello será posible. Os dejamos unas fotos del lugar para que visitéis con nosotros, por primera vez la nueva cueva.

De regreso, ya hacia nuestro campo de trabajo, pudimos visitar también un típico dolmen pirenaico que localizamos a no mucha distancia de la cueva con lo que se acrecientan las probabilidades de que las ocupaciones de la misma sean variadas y de cronologías diversas. Según podéis observar en las fotos, el interior de la cámara funeraria está bastante vaciado con lo que, presumiblemente, no se encuentre su contenido inalterado.

Segunda buena noticia del día: tras la flotación de ayer y el cribado de los últimos sacos  se nos acabó el agua, Llevamos seis días de trabajo y hemos gastado 6000 litros de agua lo que supone unos 1000 litros diarios. Estábamos sin poder avanzar en esta tarea cuando los bomberos de la comarca, nuestros amigos y colaboradores, nos avisaron que estaban de camino para volvernos a llenar la cuba…poco después aparece el camión con el depósito lleno de agua y volvemos a tener todos los frentes de la excavación abiertos. GRACIAS, muchas gracias a los bomberos de la comarca.

Tercera buena noticia: Héctor baja de la cueva al campamento con la fotografía de un hallazgo excepcional y ciertamente inesperado y raro en la cueva; una magnífica punta de flecha de aletas incipientes y retoque plano invasor y bifacial (ved la fotografía). A pesar de que ya disponíamos de una fecha radiocarbónica de una de las Unidades estratigráficas superiores (la 6) en torno al año 3.200/2,900 Cal BC., no teníamos materiales (al margen de alguna lámina de sílex espesa y con amplios retoques) que pudiéramos situar en torno a esta cronología. La punta de flecha viene a rellenar ese vacío.

Cuarta buena noticia: la punta de flecha ha aparecido en los nuevos cuadros trazados esta campaña, justo en el pequeño camarín que se dispone en la pared norte. Poco después del alboroto que supuso el hallazgo se volvieron a producir nuevas muestras de alegría porque en el mismo sector comenzamos a descubrir algunos restos humanos infantiles. El clímax de la situación llegó con el hallazgo de una mandíbula de un niño de en torno a 10 años. Todos los restos se situaron debidamente con la estación total y nos planteamos la hipótesis de que podamos estar ante una frecuentación de la cueva hacia el Neolítico Final/Calcolítico utilizando la misma, ahora si, como tumba. Pero no adelantemos acontecimientos. Los próximos días os iremos contando cómo progresa la excavación en ese sector y se van resolviendo las dudas que plantea el inicio de toda intervención arqueológica. Mientras tanto os deberéis conformar con plantear vuestras propias hipótesis a la vista de mis torpes descripciones y las fotografías que os dejamos.

¿Qué ha pasado hoy en el sector de acumulación de eventos de combustión y de pisos de cerámica? Pues que se ha proseguido con la delimitación de las Unidades Estratigráficas levantando algunas de ellas e identificando otras entre las que debemos mencionar dos fosas que cortan varios eventos de combustión. También hemos continuado levantando algunas otras UUEE recogiendo una ingente cantidad de cerámicas similares a las que os pude mostrar ayer. Más adelante, cuando tengamos todo el material procesado os mostraré una buena colección de las hermosas decoraciones que detentan algunas.

SEXTO DÍA DE EXCAVACIÓN

Cerámicas por todas partes.

La enorme tormenta de la tarde noche ha dejado el camino más complicado, lo que no ha sido obstáculo para que llegáramos a nuestro primer destino: el campamento base. Allí nos hemos encontrado con una desagradable sorpresa. Las vacas nos habían hecho una visita durante la noche o justo al levantar el alba, dejando un buen rastro de “quietas” alrededor de la estructura de criba y flotación que hemos tenido que neutralizar. Pese a ello, el olor característico (algunos dicen que a campo) nos ha acompañado durante toda la jornada.

Una jornada, por otra parte, presidida por el entusiasmo que han despertado en todo el grupo la enorme cantidad de cerámicas que cubren toda la superficie que en este momento estamos excavando en el lugar en el que se acumulan los eventos de combustión. Al margen de los apasionantes datos que ofrecen los análisis de ADN de los restos humanos hallados en la cueva y los resultados, en vías de publicación, sobre las evidentes huellas de violencia que detentan, son las cerámicas el objeto arqueológico por excelencia. Contando con la previsión que hoy ya podemos hacer de la cantidad de fragmentos cerámicos que recogeremos en esta campaña, podemos adelantar que serán más de 40.000 los fragmentos con los que contaremos de toda la estratigrafía de la cueva. Pero lo más espectacular es que con fragmentos cerámicos se pavimenta prácticamente toda la cueva como una primera protección contra la humedad de la misma. En efecto, todos los fragmentos aparecen en disposición horizontal y en muchas ocasiones en varias capas superpuestas. Muchas de ellas tienen bellas decoraciones, la inmensa mayoría con técnicas impresas formando complejos y curiosos motivos compositivos. La mayoría de las imágenes que os presentamos tienen la intención de ilustrar perfectamente esta realidad, a la vez que haceros admirar algunas de la decoraciones de las vasijas que aún se encuentran in situ y que, posiblemente mañana, procederemos a levantar, no sin antes haber tomado las correspondientes fotografías (unas trescientas) para poder realizar el levantamiento fotogramétrico de todo el estrato.

Mientras gran parte del esfuerzo se centra en este sector de la cueva, se prosigue también la excavación de los nuevos cuadros trazados al inicio de la campaña. Ahí hemos llegado a excavar la UE 0 o nivel superficial, hallando sólo algunos fragmentos de vidrio romanos y cerámicas a torno, pero en muy poca cantidad. Se comienza a atisbar ya lo que en otras campañas hemos denominado como UE 37, que no es más que un potente nivel de enormes piedras fruto, sin duda, de un colapso de la cueva en época prehistórica. En días sucesivos seguiremos informando del desarrollo del proceso de excavación en este nuevo sector.

Por lo demás, en el campamento base, se continua con las tareas imprescindibles de lavado, siglado, triado y registro en general de todas las evidencias recuperadas hasta el momento. Debemos reconocer que llevamos un considerable retraso en las tareas de flotación del sedimento del fumier. Como la tormenta de la noche ha humedecido la tierra y las partículas orgánicas no flotan, esta tarea se convierte en inútil. Es un verdadero hándicap con el que nos encontramos y de difícil solución, ya que debemos esperar a que el sedimento seque por completo y el tiempo se nos echa encima a pasos agigantados… ¡Difícil papeleta se nos presenta!

Os dejamos unas fotografías de nuestro sistema de criba y flotación que, como veréis, son bastante poco sofisticados.

QUINTO DÍA DE EXCAVACIÓN

Arqueología Pura

A veces resulta difícil decir cosas nuevas cuando haces lo mismo casi todos los días y no aparecen cosas excepcionales que justifiquen “per se” toda una campaña de excavación. Hoy ha sido un día pleno de discusiones metodológicas y excavación minuciosa del sector en donde se reconoce una acumulación de eventos de combustión de considerable potencia. Se trata de una especie de lentejón paracircular de unos 2,5 metros de diámetro en el que se pueden identificar sucesivas capas de tierra rubefactada (enrojecida por el fuego), tierra oscura con bastante carbón y un horizonte de ceniza blanquecina de espesor variable. Todo ello es lo que conocemos como evento de combustión y se podría corresponder con sucesivas (puede que anuales, semanales, quincenales o mensuales) tareas de limpieza y quema de los suelos donde pisaban los ocupantes de la cueva. Como se puede comprender, estas estructuras de combustión son susceptibles de sufrir profundos procesos tafonómicos (modificación de su estructura original por efectos biomecánicos), con lo que la reconstrucción de su proceso de formación es muy, muy compleja. La excavación de este sector la llevan a cabo Pilli y Alizé (arqueólogos geniales y mejores personas) de forma modélica, siempre de la mano de Cristina cuyos calificativos se acaban cuando uno pretende definirla.

Una circunstancia excepcional que concurre en esta acumulación de eventos de combustión es que observamos que en ocasiones son uniformizados por capas de tierra de tonalidad anaranjada y por auténticos pisos de cerámicas (innumerables fragmentos), muchas de ellas con bellas decoraciones. Este hecho hace, en cierta medida, único este pretendido fumier entre los conocidos en nuestros yacimientos peninsulares.

Como hallazgos especiales destacamos un hacha/azuela pulimentada en la periferia del “fumier”, varias vasijas decoradas (os las presentaré los próximos días, hoy no hemos podido lavarlas) y una pelvis de ciervo (a expensas de su identificación por parte de Marta Moreno, que siempre nos aporta sus sabios conocimientos a nuestras rudimentarias suposiciones).

Hoy también hemos tenido dos visitas; José Roberto, responsable de Aguas de Veri, quien amablemente nos ha cedido producto para saciar nuestra sed y su familia, y, el propio agua atmosférico que, a las horas que redacto estas líneas sigue cayendo y mañana se convertirá en molesto acompañante dificultando nuestro camino a la cueva y sustituyendo la agradable presencia diaria del ganado vacuno…

Hoy ha sido un día también de preparativos para una mejor conservación de la cueva. Hemos comprado tablones de madera para entibar los perfiles y evitar así su desprendimiento tanto durante el proceso de excavación como a lo largo de todo el año.

CUARTO DÍA DE EXCAVACIÓN

Registro, registro y registro.

El programa de excavación sigue su ritmo normal pero lento, ya que lo más importante en el trabajo arqueológico es el registro. De nada sirve extraer metros cúbicos de tierra si no registras toda la información espacial y material que comportan. En nuestro caso, que nos consideramos un equipo moderno y muy minucioso, llevamos a cabo un detallado posicionamiento tridimensional de todos los objetos mediante estación total. A ello añadimos un riguroso sistema de excavación por unidades estratigráficas (UUEE) que se describen cuando es necesario en el diario de fichas de UUEE. Como todo equipo de excavación el registro fotográfico es fundamental y a él hemos añadido, recientemente, levantamientos fotogramétricos de niveles y estructuras.

Algo peculiar en nuestra cueva es el registro de materiales y el procesamiento de todo el sedimento por cuanto que esta tarea es sumamente costosa y ocupa buena parte de los esfuerzos del equipo. Para optimizar los resultados llevamos a cabo una flotación de prácticamente todo el sedimento de los niveles intactos. Para ello, el sedimento se recoge en sacos que debemos transportar en nuestras espaldas desde la boca de la cueva hasta el campamento base. Allí, se procede a la flotación o, en su caso, a la criba de agua. En posteriores entradas os iremos comentando con detenimiento cada uno de estos trabajos.

Hoy, simplemente me gustaría hacer un comentario general de las fotografías que adjuntamos a esta entrada en el Blog y que reflejan algunas de estas actividades de Registro. Por ejemplo, podemos ver al Prof. Kurt W. Alt proceder al lavado e identificación de los restos humanos. El Prof. Kurt Alt es antropólogo y genetista y de él depende todo lo relativo a los restos humanos que extraemos en la cueva. Forma parte de nuestro equipo de investigación desde hace más de 5 años y con él compartimos un buen número de importantes publicaciones.

Podemos ver en otras tres fotografías una tarea bastante específica y que es el resultado de las labores de flotación del sedimento; el triado. Consiste en la segregación de los distintos componentes que frecuentemente quedan en la red de la máquina de flotación y que suelen ser diminutos  (semillas, carbones, micro fauna, pequeños sílex…), pero fundamentales para el conocimiento integral del yacimiento en su entorno.

No menos importante es el lavado del material cerámico que, en este yacimiento es especialmente importante por la cantidad y calidad del mismo. En muchas ocasiones los barros están mal cocidos y es preciso proceder a su limpieza con sumo cuidado si no queremos dañar las magníficas decoraciones que portan, como los que podéis ver en algunas de las fotografías.

El resto de imágenes pertenecen a diversos momentos de la jornada de ayer en la que se vivieron las escenas propias de un trabajo arqueológico.

TERCER DÍA DE EXCAVACIÓN

Integración y funcionamiento perfecto.

En los trabajos arqueológicos ocurre a menudo que los acontecimientos se precipitan, se encadenan días de euforia y hallazgos interesantes que llenan de alegría y jolgorio a todo el equipo. Sin embargo, para que esos días lleguen es preciso pasar otros más “tediosos”, pero fundamentales para que el trabajo culmine en esos momentos de “semiéxtasis”. Es absolutamente necesaria una completa compenetración de todo el equipo para que la máquina funcione perfectamente, máxime cuando se trata de un conjunto de gente tan amplio y heterogéneo como el nuestro. Hoy ha sido un día de esos. Al comenzar la mañana me he reunido con el grupo de alumnos que viene por primera vez a la excavación y hemos tratado, al margen de cuestiones relacionadas con el proceso de investigación sobre los hallazgos de la cueva, otros asuntos fundamentales para el buen funcionamiento del grupo. Entre ellos, la necesidad de procurar en todo momento un ambiente adecuado y  servicial para que quien se encuentre a nuestro lado esté siempre a gusto. Ese es el inicio del éxito de toda convivencia tan intensa y próxima como la que tendremos los días venideros…..y, esa es y ha sido la clave del éxito de nuestro grupo que llevamos compartiendo sudores, fatigas y éxitos desde hace 15 años en algunos casos y desde hace 10 en la mayoría de los demás (Eduardo sigue siendo el nuevo y ésta es la séptima campaña que hace con nosotros).

Nuestra compenetración es tal que ya desde el primer día todo funciona como la seda…especialmente las discusiones sobre estratigrafía y como abordar la excavación en cada momento….¡no podríamos vivir sin esas disputas!

Hoy nos ha tocado ¿cómo no?, discutir el método más adecuado para abordar la continuación de la excavación en unos eventos de combustión acumulativos que llegan a formar lo que conocemos en nuestro argot como fumiers. La verdad es que experiencias de algunos de nuestros colegas como Javier Fernández Eraso han ayudado mucho a zanjar…o no…las enconadas discusiones. Lo bueno de nuestro grupo es que al final, siempre sin ninguna imposición, llegamos a un acuerdo aceptado por todos….del que, en ocasiones, nos volvemos a arrepentir. En las imágenes podéis ver algunos momentos de las discusiones de esta mañana y varias instantáneas del proceso de excavación del mismo que llevan a cabo Pilli y Alizé.

Héctor, por su parte, sigue confinado en el fondo de la cueva…lleva casi dos años así. ¡Cualquiera le dice nada!

Hoy ha comenzado a retirar, después de un preciso dibujo de la misma y una buena sesión de fotografías, la UE 105 que es un nivel de uniformización del suelo de la cueva con piedras de pequeño y mediano tamaño. En ocasiones, había sido elaborado con espeleotemas (estalactitas, coladas, estalagmitas…) que habrían roto intencionadamente o se habrían encontrado rotas en el suelo dela cueva. Bajo este suelo de piedras siguen apareciendo cerámicas, especialmente decoradas y muy interesantes que os enseñaremos cuando se hayan secado convenientemente y las hayamos limpiado. Podéis ver a Héctor retirando  esta capa junto a algunos de estos espeleotemas en las imágenes.

Se han abierto varios cuadros más en el tercer sector de la cueva que estamos interviniendo. En este caso, varios componentes del grupo han iniciado la excavación de la UE 0, es decir, el nivel superficial, donde suele aparecer muy poco material y el que recogemos  suele ser de época romana. En efecto hemos descubierto algún vidrio romano y una pieza de hueso pulida con una especie de lengüeta en una extremidad que nos lleva a lucubrar sobre su posible uso como silbato……el futuro estudio detallado nos dirá si nos hemos equivocado de nuevo.

El resto del trabajo ha sido el habitual y ajetreado que suele dominar nuestro campamento; bajada del sedimento en sacos desde la cueva, cribado en agua y flotación de algunas partes, lavado, siglado y registro de todo. Sarita e Irene coordinan perfectamente estas tareas que os mostraremos en días sucesivos.

Ayer, por problemas técnicos (no siempre podemos hacer lo que nos gustaría), no pudimos mostraros una buena imagen del punzón sobre peroné de cordero con sus huellas de uso. Por eso hoy os la adjuntamos con una ampliación en macro de la zona distal activa del mismo, donde podéis observar perfectamente las estrías “en rotación”.

SEGUNDO DIA DE EXCAVACIÓN

Todo marcha sobre ruedas

A las 8 de la mañana, después de tomar un contundente desayuno en el camping de Laspaules, todo el equipo ocupó los tres vehículos todoterreno e inició la marcha hacia el campo de trabajo. El camino es algo pesado pues después de unos 10 kilómetros por carretera (un buen tramo muy, muy estrecha), debemos tomar un camino en malas condiciones donde los coches sufren demasiado máxime cuando van completamente cargados (7, 7 y 5 ocupantes con sus mochilas). Este último se inicia en un paraje especial y bello; la fuente de La Muria. Desde aquí asciende entre pinos y praderas hasta la Partida de la Selvaplana. En un recodo del camino se observa un paisaje pintoresco y, dependiendo del día y de las nubes sublime; todo el macizo del Posets. Es nuestra costumbre parar y con el escenario natural de fondo realizar la foto de grupo al iniciar la campaña y cada vez que se incorpora un nuevo miembro. Hoy, primer día completo de excavación no faltamos a nuestro ritual y podéis ver en las imágenes de abajo a todo el equipo dispuesto para afrontar la jornada.

Una vez llegados al campamento se distribuyó el trabajo, tarea que siempre realiza Cristina que es quien tiene todo en la cabeza;……….”tú y tú a la criba, tú y tú a la flotación, Héctor a encender el generador…y el resto, conmigo a la cueva”. Como si llevásemos ya mucho tiempo trabajando todo funcionó a la perfección, se iniciaron las tareas sin contratiempos y todo marchó sobre ruedas.

Tuvimos una sorpresa muy agradable, a las 10 horas bajé de nuevo a la Muria para recoger una visita: Jesús Sesma y su esposa María Luisa García. Jesús (recordad, nuestro magnífico fotógrafo de la primera fase de la trashumancia) llevaba bastante tiempo queriendo conocer la cueva de Trocs y aprovechando que trabajábamos en domingo se acercó, pienso que no sólo a conocer la cueva, sino también a saludar a todo el equipo con el que había compartido tan buenos momentos. LA verdad es que nos alegramos un montón y fue un auténtico placer compartir con los dos la mañana y la comida porque…..”no es de buenos amigos no compartir la comida”.

La comida es otro momento cumbre del día y hoy no fue precisamente el mejor; se nos había olvidado el pan y no habíamos previsto más raciones con lo que…. “cenamos magníficamente”.

Mientras llevaba a Jesús y señora de vuelta a su vehículo, los veteranos, bueno, mis compañeros y directores también de todo este programa de investigación (Rafa, Cristina, Héctor, Nacho e Iñigo) subieron con mis alumnos a la cueva y les pusieron al día de toda la estratigrafía y de la importancia que la cueva tenía para el proceso de neolitización de la Península Ibérica. Es ésta una tarea fundamental para el correcto entendimiento de todo lo que nos oirán discutir en el transcurso de la quincena, una vez comenzada la excavación.

Desde el punto de vista arqueológico no podía comenzar mejor la campaña; un bello punzón realizado sobre el peroné de un cordero que muestra de forma evidente las huellas de uso en rotación en el extremo distal (ver fotografía) y, especialmente, un fragmento de cráneo con una huella evidente de violencia. En este caso se trata de una incisión punzante en el interior de un fragmento de parietal izquierdo con un levantamiento de la corteza exterior sin desprendimiento, lo que es una huella evidente de un flechazo que atravesó todo el cráneo.  ¡¡¡Fantástico comienzo para el Prof. Kurt W. Alt que nos comunicó con algarabía su descubrimiento!!!

Todo el equipo que permaneció en el campamento base (coordinado por Irene y Sarita) llevó al día las tareas de flotación, criba, lavado y registro de todo el material del que podéis ver algunas fotografías más abajo.

Por último, y me temo que será un comentario bastante reiterativo durante los 15 días de trabajo en la cueva, no faltaron, más bien fueron enconadas, las discusiones entre todo el equipo sobre estratigrafía, interpretación y significado de la herida documentada… ¡¡¡somos así y es ya imposible cambiarnos!!!

 

 

PRIMER DÍA DE EXCAVACIÓN

Hoy es 16 de Julio y ha sido nuestro primer día de excavación. Por cierto, un día espléndido. Bien empezamos.

Ayer dedicamos todo el día al desplazamiento. La mayor parte del grupo salimos desde la Universidad de Valladolid con tres vehículos; dos todoterrenos y una furgoneta. Otro grupo salió desde Estavillo (Álava) y un tercero desde Zaragoza. En total 17 personas  a las que se ha sumado hoy Kurt W. Alt que ha viajado desde Montpellier habiendo salido antes  de ayer desde Freiburg en Alemania. En total, por tanto estamos un equipo de 18 personas a las que se sumarán en pocos días varias más.

El primer día de excavación suele ser un día muy ajetreado, pues hay que montar toda la infraestructura que, en nuestro caso, es especialmente abundante. De todas formas, como tras la primera fase de nuestra aventura trashumante, habíamos montado ya parte del campamento base (carpa, criba de agua, flotación y habíamos dejado la cueva casi lista), teníamos parte de la tarea hecha. No obstante, dedicamos un buen tiempo a colocar el generador, extender los 300 metros de manguera que lleva la luz tanto a la cueva como al campamento, a montar la bomba del agua, instalar el polipasto para subir la vagoneta desde el fondo de la cueva hasta la boca, vaciar el agua que había entrado en los fluorescentes de la gruta, trazar los cuadros a excavar y mil cosas más necesarias para automatizar  y, con ello, optimizar los trabajos arqueológicos.

Sin embargo, tuvimos una ardua tarea inesperada. El camino de acceso a la cueva  estaba impracticable. Las lluvias pasadas y la circulación de algún camión y todoterrenos habían originado unas enormes roderas llenas de barro que nos costó mucho atravesar. Era casi imposible que nuestros vehículos soportaran toda la campaña ese camino en tal mal estado y, por ello, decidimos dividir el equipo. Mientras unos pocos trabajaban ya en la cueva, el resto hicimos de improvisados peones camineros arreglando los desperfectos, tarea que sólo nos costó… una buena sudada. ¡A veces la arqueología y la escasa ayuda nos obligan a estas cosas….estamos acostumbrados!

Antes de acabar la mañana todo el equipo estaba ya perfectamente organizado y trabajando de lleno en la cueva. La primera tarea emprendida fue la de recoger todo el sedimento que se había desprendido de los perfiles durante los pasados otoño, invierno, primavera. Como siempre se recogieron las tierras en sacos y se bajaron hasta el campamento base donde fueron cribadas. Igualmente se inició la flotación de una pequeña parte del sedimento dejado el año anterior.

Todo está en marcha, en tiempo récord hemos iniciado los trabajos en la cueva y… sorpresa!!!!!, han aparecido las primeras cerámicas decoradas y un trapecio asimétrico de sílex.

Mañana tocan diana a las 7 horas e iniciaremos otra apasionante jornada… ¡Os la contaremos!