Blog

HomeSin categoríaDECIMOTERCERO Y DECIMOCUARTO DÍA DE EXCAVACIÓN

DECIMOTERCERO Y DECIMOCUARTO DÍA DE EXCAVACIÓN

Ritmo frenético, filmación de documentales, visita en las alturas y preparación para el regreso

Los dos últimos días de excavación han sido plenos de esfuerzo, actividad y emociones por el reencuentro de muchos amigos y a la vez colaboradores en nuestro proyecto de investigación. En primer lugar llegaron para participar en la filmación del documental sobre Neolítico y agricultura Leonor Peña-Chocarro y Elena López-Romero. Leo es mi amiga del alma y colaborada principal de este proyecto, gracias a ella ha sido posible alcanzar algunas de las metas a las que han llegado las investigaciones de Trocs. Espero que nuestra amistad y nuestra compenetración (algunos dirían locura) nos permitan seguir unidos mucho tiempo.

Elenita es mi debilidad. Creo que es la única persona que participa muy activamente en la investigación sobre Trocs que no conocía el yacimiento y tenía especial interés porque estuviera disfrutando de los trabajos en la cueva. Las circunstancia no han permitido que contáramos con su presencia y ayuda mucho tiempo, pero al fin conoce la cueva y puede situar en su universo mental todos los huesos y semillas que pasan por sus manos…es un auténtico placer compartir, aunque sólo sea unos minutos, su tiempo porque su cara refleja el sosiego del que a veces adolecemos. Gracias por venir Elenita.

También nos alegró con su visita Eneko Iriarte y su preciosa, preciosa familia. Eneko lleva varios años trabajando con nosotros (y con medio mundo) y sus reflexiones y discusiones sobre la estratigrafía, los procesos geológicos de la cueva y su saber estar llenan los momentos que compartimos con él. Fue, junto con Leonor la estrella invitada para el documental del Neolítico al ilustrarnos sobre los cambios climáticos del Holoceno.

También fue un día de despedidas, pues nos dejaron Jesús Garzón, Marity y Eva después de disfrutar de unos intensos días con todo el equipo de excavación. Nunca agradeceremos lo suficiente a ellos en persona y a la Asociación Trashumancia y Naturaleza, que con su ayuda financiera hayamos podido realizar esta increíble y exitosa campaña de excavación.

Nos dejaron también Alizé Hoffman (nuestra parasitóloga) que tiene unas manos de oro para la excavación, un saber estar y una capacidad de adaptación a nuestro equipo verdaderamente increíbles y el Prof. Kurt W. Alt que emprendió camino hacia Alemania con una enorme ilusión de poder volver a Trocs e iniciar otros proyectos en la nueva cueva hallada. Le agradecemos muy sinceramente también la ayuda financiera que gracias a él nos ha otorgado la Danube Private University. Espero que nuestro futuro investigador siga ligado por muchos años más.

Fue también el día en que el equipo de Televisión Española dirigido por Adrián Paredes Galiana culminó su labor de filmación de todos los recursos y escenas para los documentales. A partir de ahora deberá comenzar a montar….tarea que, supongo, no será fácil. Le agradezco también el entusiasmo y la profesionalidad que Adrián pone siempre en su trabajo.

Al margen de las despedidas, la actividad en la cueva siguió su ritmo y especialmente en el campamento base donde se avanzó muchísimo en las tareas del registro de materiales y flotación del sedimento hasta el punto de que todo el material recuperado en este año quedó completamente lavado y siglado. Muy, muy buen trabajo de todo el equipo en este cometido.

Al final de la jornada, justo cuando llegamos al Camping de Laspaules, el Land Rover dijo que no quería ser conducido más tiempo. El cable del embrague se había roto (supongo) y hubo de venir una grúa para remolcarlo a algún taller. Imaginaros el lío que tuvimos al día siguiente para poder conseguir otro vehículo ya que debíamos volver en breve a nuestro punto de destino…al final, todo se arregla.

Y empezó la decimocuarta jornada de excavación como había finalizado la anterior; con idas y venidas de vehículos. Nacho tuvo que ir a Zaragoza a por otro todoterreno, mientras el resto del equipo se dedicaba, en un ritmo frenético, a desmontar el campamento.

Pero hubo también trabajo de registro general en la cueva, limpieza y fotografía de todos los niveles. La realidad es que nos quedan abiertos unos cuadros sumamente interesantes para cuando volvamos a disponer de financiación suficiente para poder abordar otra campaña de excavación. Al final de la tarde, dirigidos por el buen hacer de Héctor con la colaboración siempre eficaz y desprendida de Pilli, se entibaron todos los perfiles para que su conservación sea la óptima cuando podamos volver a investigar en la cueva.

Todo el equipo trabajó como un solo hombre o una sola mujer. A veces soy injusto nombrando a algunos miembros del mismo, pero hoy me siento orgulloso de todos y cada uno de los componentes del equipo de excavación de este año en Trocs. A lo largo del mes de Agosto, tendré ocasión de escribir alguna entrada compartiendo mis reflexiones sobre esta enorme familia que forma mi equipo y de las actitudes tan positivas que han tenido mis alumnos de la asignatura de Prácticas.

Hoy, por fin, ha sido un día muy especial para María y para mí (aunque todo el equipo de Medelca comparte nuestro sentimiento) porque hemos ido a visitar a nuestro amigo muy especial, el pastor con quien compartimos experiencias tan enriquecedoras durante la trashumancia, Ramón Costa. Y si, fue un auténtico encuentro en las alturas, pues Ramón estaba con su rebaño en un vallejo muy elevado por encima de la Cabaña del Valle de Literola. Nos costó mucho encontrarlo porque las ovejas estaban aprovechando el pasto de una hondonada y, a pesar de que ya contaba con todo el rebaño (2300 ovejas), se ocultaban a la vista y eran imperceptibles sus cencerros y esquilas al oído. Fue casi una casualidad divisar tras unos peñascos el movimiento de una oveja para que se iniciara en nosotros, que habíamos llegado a la cabaña de Literola, una euforia especial que nos jugó una mala pasada ya que nos  impulsó a subir, casi en vertical más de 300 metros de desnivel. Pero la recompensa fue más que suficiente; poder compartir la comida con la persona a la que hemos admirado y que tantas cosas sencillas nos ha enseñado. Ciertamente, sentimos una emoción especial al abrazarnos de nuevo a Ramón, la misma emoción que siento ahora al recordar el momento.

Antes de  regresar al campamento y a la cueva aprovechamos para recoger las últimas muestras (coprolitos, pastos, tierra y agua) para el estudio isotópico que estamos realizando sobre el rebaño.

Por fin y gracias a un esfuerzo extra que todo el equipo realizó de buen grado, recogimos completamente toda la infraestructura de la excavación y bastante tarde (21,45 horas) regresamos al camping con todo listo para el viaje de regreso del sábado.

Durante el mes de agosto nos daremos un tiempo de descanso aunque intentaré colgar algunas reflexiones que yo mismo y parte del equipo iremos escribiendo sobre nuestra experiencia.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment