Blog

HomeSin categoríaReflexiones de Iñigo

Reflexiones de Iñigo

Todos los miembros de este proyecto hemos reflexionado y compartido diferentes temas, preocupaciones y sentimientos a lo largo de esta primera etapa como se puede ver en las entradas del blog. El tiempo del pastor y del rebaño, la inteligencia de Catalán, la sensación de un oficio que muere y, al mismo tiempo, la esperanza que suponen Judith y Víctor, la solidaridad entre pastores, etc. han sido temas recurrentes en nuestras conversaciones por eso no volveré sobre ellos. Tal vez mis reflexiones sean mucho más “mundanas”, incluso reivindicativas, no lo sé, pero sí les puedo asegurar que también salen del corazón…y de la cabeza.

            El domingo hay elecciones: socialdemocracia, centro, sorpasso, países lejanos, coletas y corbatas, estrategias y cambios de rumbo, cifras de pantomima, promesas en el viento,…algo así como una galaxia muy muy lejana a todo lo que hemos vivido estos días. Ramón nos decía que sólo ha votado una vez, ¿para qué votar? Ningún cis ni metrosloquesea vienen a la cabañera a preguntarle su intención de voto, ningún candidato le pregunta sus problemas. Conozco a otros ganaderos y también a varios agricultores y la sensación es la misma: olvido y falta de respeto. En el mundo globalizado todo aquello que no se puede condensar en una app parece no existir, en este país nos estamos olvidando del sector primario. Me atrevería a decir que nuestra sociedad (los políticos parece que hace ya mucho tiempo) está olvidando los oficios y las formas de vida que contienen nuestra memoria y la esencia de nuestra sociedad y de nuestra Pre-Historia.

            Pero si el abandono y el olvido son graves peor es la falta de respeto. Sólo una “anécdota”: Judith nos contaba cómo al pasar por las carreteras algunos conductores le increpan porque pierden tiempo (cinco minutos a lo sumo) para que pasen las ovejas o que no les dejan pasar por las cabañeras que cruzan los pueblos porque ensucian las calles…dos veces al año. No estamos hablando de políticos en una nube, estamos hablando de nuestros vecinos, de amigos y familiares, del derecho a ganarse la vida y de la necesidad de ayudarnos unos a otros. Ayer veía un documental en la televisión (y no era en la dos, ;-)) sobre la empatía en los seres humanos. La solidaridad y la ayuda al Otro surgen en nuestra especie aproximadamente a los ¡¡¡¡18 meses!!!! A esta edad ayudamos al prójimo sin esperar recompensa, sin haber oído todavía palabras como ética, derechos, deberes, religión, etc… ¿qué nos estamos dejando en el camino? ¿en qué punto la educación ha dejado de fundirse con la sociedad, con nuestra comunidad, con nuestro pueblo?

            En estas elecciones otro “concepto” que habrán oído es el cacareado I+D+i, esto es, Investigación, Desarrollo e innovación. En muchas ocasiones y en muchos equipos científicos, al menos en el nuestro, habría que añadir una G de Generosidad. Generosidad y entrega desinteresada de muchas personas (doctores, licenciados, estudiantes, funcionarios, asociaciones, etc.) que han dado y dan su tiempo en nuestros proyectos y en nuestras excavaciones. En este caso mi situación es diferente, pero no puedo dejar de admirar y agradecer la entrega de todos mis compañeros Héctor, María, David y Jesús, y de todos aquellos que durante estos años han venido a excavar con nosotros.En este país tenemos lo más difícil de encontrar: los investigadores y su formación y, al igual que las cabañeras, su futuro desaparece ante sus ojos, no hay salida, no se construyen salidas. Y me van a perdonar la arrogancia pero tengo que expresar mi profundo orgullo y satisfacción (y no estamos en Navidad) cuando otros colegas le comentan a Manolo todo lo que hace, todo lo que investiga, los resultados que obtiene, la pasión de todos sus proyectos…el equipo que mantiene desde hace años… sí siento orgullo y satisfacción, y enorme gratitud…no sé, es algo así como el último trago de la bota de Ramón, mezcla de agrado y de convencimiento de hacer bien el trabajo, de haber llegado al final de otro día sin sobresaltos; del deseo de Víctor de sacarse una foto con Ramón y guardarla; de la necesidad de Catalán de descansar, pero siempre atento, para curar sus almohadillas; del gusto de mirarse la muñeca y no ver el reloj; de la mística de subir a un cerro y estar todos contemplando el paisaje en silencio, mudos de admiración; de la mirada orgullosa y preocupada de un padre a su hija cuando ésta decide ser pastora, …

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

2 Responses to “Reflexiones de Iñigo”

By Valentina - 23 junio 2016 Responder

Hola todos, os echo de menos
Feliz ruta
Vale

By Cristina Tejedor - 25 agosto 2016 Responder

Nosotr@s también te echamos mucho de menos a ti. A ver si algún año de éstos puedes volver a hacernos una visitilla y excavar con nosotros aunque sea sólo por unos días.
Un beso muy grande

Leave a Comment