Blog

HomeSin categoríaTERCER DÍA DE EXCAVACIÓN

TERCER DÍA DE EXCAVACIÓN

Integración y funcionamiento perfecto.

En los trabajos arqueológicos ocurre a menudo que los acontecimientos se precipitan, se encadenan días de euforia y hallazgos interesantes que llenan de alegría y jolgorio a todo el equipo. Sin embargo, para que esos días lleguen es preciso pasar otros más “tediosos”, pero fundamentales para que el trabajo culmine en esos momentos de “semiéxtasis”. Es absolutamente necesaria una completa compenetración de todo el equipo para que la máquina funcione perfectamente, máxime cuando se trata de un conjunto de gente tan amplio y heterogéneo como el nuestro. Hoy ha sido un día de esos. Al comenzar la mañana me he reunido con el grupo de alumnos que viene por primera vez a la excavación y hemos tratado, al margen de cuestiones relacionadas con el proceso de investigación sobre los hallazgos de la cueva, otros asuntos fundamentales para el buen funcionamiento del grupo. Entre ellos, la necesidad de procurar en todo momento un ambiente adecuado y  servicial para que quien se encuentre a nuestro lado esté siempre a gusto. Ese es el inicio del éxito de toda convivencia tan intensa y próxima como la que tendremos los días venideros…..y, esa es y ha sido la clave del éxito de nuestro grupo que llevamos compartiendo sudores, fatigas y éxitos desde hace 15 años en algunos casos y desde hace 10 en la mayoría de los demás (Eduardo sigue siendo el nuevo y ésta es la séptima campaña que hace con nosotros).

Nuestra compenetración es tal que ya desde el primer día todo funciona como la seda…especialmente las discusiones sobre estratigrafía y como abordar la excavación en cada momento….¡no podríamos vivir sin esas disputas!

Hoy nos ha tocado ¿cómo no?, discutir el método más adecuado para abordar la continuación de la excavación en unos eventos de combustión acumulativos que llegan a formar lo que conocemos en nuestro argot como fumiers. La verdad es que experiencias de algunos de nuestros colegas como Javier Fernández Eraso han ayudado mucho a zanjar…o no…las enconadas discusiones. Lo bueno de nuestro grupo es que al final, siempre sin ninguna imposición, llegamos a un acuerdo aceptado por todos….del que, en ocasiones, nos volvemos a arrepentir. En las imágenes podéis ver algunos momentos de las discusiones de esta mañana y varias instantáneas del proceso de excavación del mismo que llevan a cabo Pilli y Alizé.

Héctor, por su parte, sigue confinado en el fondo de la cueva…lleva casi dos años así. ¡Cualquiera le dice nada!

Hoy ha comenzado a retirar, después de un preciso dibujo de la misma y una buena sesión de fotografías, la UE 105 que es un nivel de uniformización del suelo de la cueva con piedras de pequeño y mediano tamaño. En ocasiones, había sido elaborado con espeleotemas (estalactitas, coladas, estalagmitas…) que habrían roto intencionadamente o se habrían encontrado rotas en el suelo dela cueva. Bajo este suelo de piedras siguen apareciendo cerámicas, especialmente decoradas y muy interesantes que os enseñaremos cuando se hayan secado convenientemente y las hayamos limpiado. Podéis ver a Héctor retirando  esta capa junto a algunos de estos espeleotemas en las imágenes.

Se han abierto varios cuadros más en el tercer sector de la cueva que estamos interviniendo. En este caso, varios componentes del grupo han iniciado la excavación de la UE 0, es decir, el nivel superficial, donde suele aparecer muy poco material y el que recogemos  suele ser de época romana. En efecto hemos descubierto algún vidrio romano y una pieza de hueso pulida con una especie de lengüeta en una extremidad que nos lleva a lucubrar sobre su posible uso como silbato……el futuro estudio detallado nos dirá si nos hemos equivocado de nuevo.

El resto del trabajo ha sido el habitual y ajetreado que suele dominar nuestro campamento; bajada del sedimento en sacos desde la cueva, cribado en agua y flotación de algunas partes, lavado, siglado y registro de todo. Sarita e Irene coordinan perfectamente estas tareas que os mostraremos en días sucesivos.

Ayer, por problemas técnicos (no siempre podemos hacer lo que nos gustaría), no pudimos mostraros una buena imagen del punzón sobre peroné de cordero con sus huellas de uso. Por eso hoy os la adjuntamos con una ampliación en macro de la zona distal activa del mismo, donde podéis observar perfectamente las estrías “en rotación”.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment