Blog

HomeSin categoríaUNDÉCIMA JORNADA (segunda entrada)

UNDÉCIMA JORNADA (segunda entrada)

En el reino de la marmota

Aunque el día de hoy ha estado presidido por las emociones vividas en el “contador de Rins”, una vez superado éste, la jornada se ha mostrado apacible, espléndida y bella, muy bella. El final de la misma acababa a 2380metros sobre el nivel del mar, justo en las fuentes del Isábena, ya en un paisaje sin vegetación arbórea, de fuertes pendientes y ricos, muy ricos pastos….en el reino de la marmota!!!!

Por todas partes se oía su silbido reforzado por el eco y por la inmediata respuesta de un congénere. Montamos el campamento junto a un nevero, en la única superficie medianamente llana, justo enfrente de las fuentes del Isábena, al sureste del Urmella. Como no podía ser de otra manera, por su abundancia, acampamos en un nidal de marmotas cuyas huras debimos tapar temporalmente con piedras. También fue nuestro compañero un gran hato de vacas que acababa de llegar ese mismo día a estas latitudes. Para evitar sus desperdicios (coloquialmente “quietas”), tuvimos que disimular encerrarnos en un vallado eléctrico que amablemente nos proporcionaron los vaqueros con lo que descansamos tranquilos….y limpios.

Como la ascensión global fue cercana a los 1000 metros (San Valeri se encuentra a 1432 metros sobre el nivel del mar y el campamento se colocó a 1380 metros) en una distancia en línea recta no excesivamente amplia, tuvimos que ascender laderas imposibles atravesando valles profundos por donde surca el Isábena formando, en ocasiones, bellas cascadas.

Fue un día también especialmente activo desde el punto de vista arqueológico, aunque muy, muy duro. En efecto, junto a las crestas que cerraban los valles por donde pasábamos, se divisaban abrigos que era necesario reconocer, cerradas que merecían una observación y elevaciones del terreno (Túmulos) que precisaban un diagnóstico arqueológico…todo ello, unido al cansancio propio de la jornada hizo que el día fuera de los más duros de la ruta.

También asistimos a lecciones interesantes de Ramón como a su faceta de veterinario “buen pastor” con una oveja herida, a la colaboración, entendimiento, buen rollo y compartición del almuerzo con el vaquero que subía, casi a la par en su cabañera particular.

Por otra parte, fue un día ideal para contemplar fauna; a las mencionadas marmotas, se unieron el zorro más increíble que he visto…muy distinto a los que frecuentan las tierras castellanas (marrón oscuro y , mucho más esbelto), un magnífico corzo que ladraba y chillaba, casi desafiante,  a Miguel mientras lo fotografiaba agazapado tras una roca…..y el majestuoso quebrantahuesos, el ave más señorial de los cielos ibéricos.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

Leave a Comment